Fauna de la Ciudad de México

Fauna de la Ciudad es un proyecto educativo y fotográfico, creado por mi, Tamara Blazquez Haik.

Este proyecto nace debido a la necesidad de acercar a la sociedad a la fauna silvestre que habita en la enorme Ciudad de México a través de exposiciones fotográficas, talleres en escuelas y otras actividades que promueven el aprendizaje y empatía hacia las especies con las que convivimos a diario.


Debido a la crisis climática y ambiental que enfrenta nuestro planeta, es de suma importancia que todos nos unamos a la lucha por la conservación de la biodiversidad, y que mejor que empezar por nuestra propia casa y ciudad. Fauna de la Ciudad de México busca inspirar a chicos y grandes a unirse a esta lucha por la vida por medio del respeto y empatía hacia la fauna urbana.



(Tlacuache urbano (Didelphis marsupialis). De las especies más conocidas en la Ciudad de México.)


Hace unos cuatro años y medio, iba camino a casa del trabajo cuando me encontré un tlacuache envenenado, seguramente por un vecino de mi colonia. Sentí mucha tristeza al verlo sin vida sobre la banqueta, pero más que nada sentí impotencia y algo de rabia. ¿Cómo era posible que la gente pudiera asesinar animales tan hermosos, inofensivos y además tan importantes para el ecosistema como lo son los tlacuaches?



(Tlacuache envenenado al sur de la CDMX.)


Esa tarde, me quedé reflexionando sobre esa realidad, es decir, el daño que se le ocasiona a la fauna urbana y el por qué de ello. Llegué a la conclusión que más que cualquier otra cosa, se debe a la ignorancia y falta de empatía hacia los animales. Y es que ¿quién nos enseña sobre la fauna con la que coexistimos a diario? Realmente nadie, tampoco conocemos de primera mano a estas especies y por ello no podemos tener empatía hacia ellos. Es por eso que como fotógrafa conservacionista decidí unir la fotografía con la ciencia y educación en este proyecto que nombré “Fauna de la Ciudad de México”.



(Ardillón de roca (Otospermophilus variegatus) Especie nativa de México, residente común de la CDMX.)


Según la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA), la Ciudad de México alberga unas 2254 especies distintas de fauna, entre helmintos, moluscos, artrópodos e insectos, aves, anfibios, reptiles y mamíferos. Sin embargo, al ser una de las ciudades más contaminadas y pobladas del mundo, los mexicanos solemos creer que entre tanto concreto es imposible que existan la fauna y la naturaleza. Por esta razón solemos ver a la naturaleza, y todos los problemas ambientales que la aquejan, como algo lejano y ajeno a nosotros.


Así que para que “Fauna de la Ciudad de México” pudiera cambiar esta percepción, me propuse primero a registrar en fotografías a la mayor cantidad de especies urbanas posibles para luego llevar las fotos y la información a la ciudadanía por medio de charlas y talleres en escuelas, exposiciones fotográficas, y a través de medios tradicionales y digitales.



(Cascabel transvolcánica (Crotalus triseriatus), una de las tantas especies de serpiente de cascabel en la CDMX. Cacomixtle (Bassariscus astutus) otro de los mamíferos “famosos” de la ciudad.)


Uno de los factores clave que han ayudado a que los habitantes de la CDMX se interesen y participen en el proyecto, ha sido mostrarles lo cercana que está toda esta fauna a nosotros, aunque parezca increíble, y como incluso algunos de los puntos de recreación favoritos de nuestras familias, son ecosistemas únicos en el mundo que albergan, además, fauna endémica, es decir, especies que no podemos hallar en ningún otro lado.


Tal es el caso de la zona lacustre de Xochimilco y sus humedales, hogar del emblemático ajolote, ó el Pedregal de San Ángel al sur de la Ciudad, albergando especies únicas como la tarántula o el ratón del pedregal.



(Ajolote de Xochimilco (Ambystoma mexicanum) Especie endémica de la zona lacustre de Xochimilco. Rana arborícola de montaña (Hyla plicata) Especie endémica de México.)


Pero, ¿cómo podemos hacer de este conocimiento algo popular y de fácil acceso? Es una de las tantas preguntas importantes que todos los que trabajamos en ciencia y conservación debemos hacernos. ¿Cómo hacer que la gente se interese en el cuidado de la biodiversidad?


Creo firmemente que si no llevamos este conocimiento directamente a ellos, no podremos hacer que la sociedad se interese en la naturaleza y todas las problemáticas que enfrenta. Sin embargo, aunque falta mucho trabajo por hacer, “Fauna de la Ciudad de México” está demostrando justamente que el acercamiento con la sociedad e involucramiento de ésta es fundamental para obtener resultados. En este punto, puedo decirles, sin duda alguna, que sin educación no hay conservación ni coexistencia.



(Taller “Fauna de la Ciudad de México” en la escuela primaria Josefa Ortiz. Derecha: Exposición “Fauna de la Ciudad de México” en Conjunto Amoxcalli, Facultad de Ciencias, Ciudad Universitaria, UNAM.)


“Fauna de la Ciudad de México” está inspirando a la sociedad a unirse a luchar por la vida y todo con una herramienta tan sencilla como es la fotografía. A veces subestimamos el poder del arte, pero recordemos que este tiene la capacidad de sacudir conciencias, y al unirlo con la ciencia es como he logrado generar empatía hacía los residentes no humanos de esta ciudad.


La fauna de la Ciudad de México aún se enfrenta a pésimas y destructivas políticas ambientales. Hay un enorme interés por cumplir promesas de campaña que involucran la devastación de áreas naturales protegidas como Xochimilco a pesar de las consecuencias que esto acarrea tanto para la fauna como para los humanos.


Afortunadamente, cada día habemos más y más defensores de la vida, de todas las edades y orígenes, que entendemos que este mundo no solo es de los humanos y que de no alzar la voz, nuestro futuro está en juego.

Desde mis trincheras que son la fotografía y la educación ambiental, seguiré enseñando e inspirando a la sociedad, sobre todo a los niños, a luchar por la fauna que aún sobrevive en la ciudad. Y, con suerte, “Fauna de la Ciudad de México” también logrará inspirar proyectos similares que podrían ser esa semilla de cambio que tanta falta le hacen a la conservación de la naturaleza en nuestro país.


(Colibrí pico ancho hembra (Cynanthus latirostris))

(Este texto ha sido publicado en la Revista Nexos y en la Revista Este País, así como en distintos blogs con temas de conservación).

106 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo